infoelectrico.com - Mazda comercializará su nuevo motor rotativo para coches eléctricos

Mazda comercializará su nuevo motor rotativo para coches eléctricos

La marca japonesa Mazda ha anunciado la llegada de sus primeros vehículos eléctricos en el año 2020, y lo ha hecho con una propuesta única en el mercado, que consiste en una tecnología de autonomía extendida, pero en este caso el propulsor eléctrico va asociado con un motor rotativo. Además, este propulsor rotativo se podrá alimentar con gas licuado de petróleo, GLP.

La marca nipona tiene previsto lanzar en 2020 dos modelos eléctricos, uno de ellos convencional que solo tendrá baterías, mientras que el segundo ofrecerá esta tecnología de autonomía extendida.

Básicamente se trata de un pequeño motor rotativo que acciona un alternador, que es el encargado de producir la energía eléctrica necesaria para que el coche no se tenga que parar cuando se agota la carga de su batería. Con ello se evita uno de los puntos críticos de un vehículo 100 % eléctrico su falta de autonomía para poder emprender un viaje largo. O el riesgo de quedarse tirado en mitad de un trayecto.

Las dimensiones reducidas del motor rotativo y su elevada potencia hacen posibles diversas soluciones tecnológicas de electrificación a través de una estructura compartida. Además, los motores rotativos tienen una perfecta compatibilidad con el empleo de combustibles gaseosos, y por ello este motor incorporado en el vehículo exclusivamente para producir electricidad se podrá alimentar con GLP.

Mazda es la marca número uno en el empleo de propulsores de tipo rotativo, una tecnología desarrollada por Wankel en los años cincuenta, pero en la que Mazda ha basado algunos de sus modelos más emblemáticos, como es el caso del RX-7 o más recientemente del RX-8, vehículos que combinan buenas prestaciones con un consumo ajustado, y todo ello con un bajo nivel de ruido.

En el año 2010 los técnicos de Mazda desarrollaron una versión de hidrógeno sobre la base del RX-8 y su motor rotativo en la que este propulsor utilizaba como carburante este elemento químico. Pese a que algunos fabricantes están apostando todo al vehículo eléctrico de batería, en Mazda siguen apostando a medio y largo plazo por los motores térmicos, pero electrificados.

Los analistas del sector mantienen que los motores de combustión interna combinados con algún tipo de electrificación representarán el 95 % de los vehículos que se produzcan en 2030, siendo el 5 % restante vehículos eléctricos solo con batería. Por ello, Mazda seguirá optimizando la eficiencia del motor de combustión interna y buena prueba de ello es su propulsor de gasolina de nueva generación Skyactiv-X, que genera la combustión mediante ignición por compresión. Es decir, un motor de gasolina pero con el principio de funcionamiento de un diesel.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Tecnología