infoelectrico.com - Otra opción: actualizar la batería del coche eléctrico...

Otra opción: actualizar la batería del coche eléctrico...

Entre las principales preocupaciones de los propietarios de un coche eléctrico, destaca la salud de su batería, que en algunos casos llegan a perder aproximadamente  30 km de autonomía a los 100.000 kms. Por suerte, existen en nuestro país algunas empresas que realizan una actualización de las baterías, una opción interesante para duplicar o incluso casi triplicar la autonomía original.

El notable aumento de densidad energética de las baterías a lo largo de los últimos años hace posible esta actualización, aunque el problema de este cambio es que el peso y comportamiento del vehículo se ve modificado, a parte del riesgo que supone llevar litio en el maletero, un espacio que no está ni protegido ni preparado para ello. Por lo tanto, la idea es que ni la estructura, ni el comportamiento, ni la seguridad, ni el peso del coche se vean afectados.

Alargar la vida de la batería de un coche eléctrico, pasa por mantener la carga en la parte central de la batería sin abusar de los extremos, y disminuyendo la probabilidad de degradación e incrementando la frenada regenerativa. En la actualidad, el proceso de actualización es bastante lento porque es artesanal, y si el coche es un modelo que aún no ha sido actualizado, se requerirá de mayor tiempo hasta que el Vehicle Main Controller (VMC) reconozca la nueva batería y funcione correctamente bajo todas las condiciones de carga.

Este proceso de actualización es cerrado, es decir, se entrega todo montado para que el propietario solo tenga que preocuparse de recoger su batería; y los precios varían en función de si se entrega la batería original o no. En el caso de un Nissan Leaf de primera generación, el precio se reduce 1.500 € en el primer caso, aunque quedarse con la batería puede ser una opción interesante para aquellos propietarios que tengan una instalación fotovoltaica y quieran darle una segunda vida.

En este sentido, es relativamente sencillo encontrar un Nissan Leaf de 24 kWh con algo de degradación y buen estado de salud por un precio entre 5.000 y 8.000 euros, por lo que actualizar su batería se convierte en una opción real e interesante para tener un coche eléctrico fiable, con una autonomía razonable y a un precio interesante, si no fuera por la necesaria homologación.

La situación ideal sería que el fabricante realice una primera homologación del vehículo con la batería actualizada, con lo que se consiguiría que las siguientes unidades de ese mismo modelo únicamente tengan que pasar una itv específica. Sin embargo, esto no sucede, y nos encontramos con el mismo problema que con la homologación de las conversiones.

Ningún parámetro estructural del vehículo se ve afectado cuando se actualizar una batería, y salvo por la mayor autonomía, el vehículo es visual y funcionalmente igual que cuando salió de fábrica, motivo por el que la actualización de baterías de vehículos eléctricos puede convertirse en un negocio para muchos talleres, a parte de aportar claras ventajas para los propietarios, la sociedad y el planeta en términos económicos y ecológicos, al reducir la compra, la fabricación y la contaminación asociada a un nuevo coche, reduciendo además la cantidad de chatarra y reciclando la batería dándole una segunda vida.

Baterias

www.