Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Texas Instruments pretende revolucionar el coche eléctrico con sus nuevos cargadores

Unos nuevos cargadores integrados para coches eléctricos desarrollados por Texas Instruments, y basados en transistores de nitruro de galio, podrían llegar a duplicar la densidad de potencia de los cargadores actuales, al tiempo que podrían aumentar la eficiencia del sistema. De esta manera, la compañía estaría preparando los primeros prototipos de preproducción que serán enviados a los fabricantes para que realicen pruebas con ellos, para posteriormente iniciar su comercialización.

Texas Instruments, la empresa estadounidense relacionada con la industria electrónica y conocida por sus calculadoras y pequeños ordenadores, lleva tiempo desarrollando componentes críticos para la electrónica de los vehículos eléctricos y, en concreto, los relacionados con los cargadores de a bordo que todos ellos implementan.

Para utilizar las estaciones de carga de corriente alterna, tales como postes públicos, armarios de carga tipo wallbox para las viviendas o enchufes domésticos habituales, los usuarios de un vehículo eléctrico dependen del cargador de a bordo, un componente que debe ser pequeño y ligero, ya que va montado en el propio vehículo, y además económico, para no elevar el precio final.

Este componente requiere sistemas electrónicos de potencia muy compacta y eficientes que se encargan de alimentar, adaptar, transformar y controlar los voltajes y las corrientes de los motores eléctricos y del sistema de recarga. Los circuitos de potencia integrados de nitruro de galio (GaN) se utilizan en los convertidores de voltaje de la electrónica de potencia que controla el cargador de a bordo de los vehículos eléctricos.

Texas Instruments comercializa una nueva generación de transistores de efecto de campo de GaN, que pueden duplicar la densidad de potencia de los cargadores integrados para automóviles eléctricos, al tiempo que aumentan la eficiencia. El uso de GaN también permite reducir hasta en un 50 % el tamaño de los cargadores integrados y de los convertidores CC-CC en comparación con el que ofrece el hardware actual.

La reducción del tamaño de los cargadores de a bordo aumentando su potencia y su eficiencia juega un papel fundamental en la reducción de los tiempos necesarios para la recarga de los coches eléctricosm de modo que mientras la carga vinculada y de oportunidad depende de este componente, la recarga rápida en carretera espera el desarrollo de nuevas soluciones basadas en aumentar el voltaje de los sistemas eléctricos hasta los 800 voltios para lograr que recargar la batería lleve el mismo tiempo que rellenar un tanque de combustible. La electrónica de potencia y los 800 voltios.

La potencia de salida de una estación de carga puede aumentarse incrementando el voltaje o la intensidad de salida, y para ello, la solución técnica más apropiada es doblar el voltaje hasta los 800 voltios, de forma que el tiempo de recarga para lograr 400 kilómetros de autonomía puede reducirse a 15 o 20 minutos.

Baterias

//