Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Llegan las baterías en estado sólido impresas en 3D

La compañía suiza Blackstone Resources ha presentado una batería de estado sólido realizada por impresión 3D, a gtravés de una tecnología desarrollada y patentada por la firma, que puede ser empleada tanto para producir baterías de electrolito líquido como baterías de estado sólido.

En noviembre de 2020, Blackstone Research inauguró sus primeras instalaciones de producción en las que se fabricará en masa la próxima generación de baterías para aplicaciones industriales y vehículos eléctricos, ofreciendo una capacidad de producción de 0,5 GWh por año, aunque según anuniciaron desde la compañía «esto es solo el comienzo«.

Dentro de la línea de desarrollo de baterías puesta en marcha por la compañía helvética, destacan una serie de tecnologías patentadas en las que se está investigando y que esperan que sean disruptivas, apostando por el desarrollo de técnicas de impresión 3D patentadas para la producción de baterías de iones de litio, que utilizan electrodos de batería impresos junto con una tecnología de batería de estado sólido.

Esta técnica posee el potencial de duplicar la densidad de energía, reduciendo los costes de fabricación con la tecnología actual de baterías de iones de litio.

La producción automatizada de baterías de impresión 3D también podría ahorrar hasta un 70 % de los gastos de capital convencionales, además de reducir los costos operativos en un 30 %, en comparación con la tecnología de producción actual.

Esta tecnología podría suponer un gra avance para solucionar algunas de las debilidades de los actuales procesos productivos de celdas de batería, tales como la carencia de flexibilidad al admitir el diseño de componentes, que debe coincidir con el diseño del producto.

La propuesta de Blackstone Resources incluye una reducción del CO2 emitido como consecuencia de la fabrocación de las baterías, rebajando en una cuarta parte el consumo de energía, gracias a un proceso de secado un 50 % inferior, que supone entre el 45 % y el 57 % de los coste total de energía.

La producción de baterías de estado sólido supondrá el salto definitivo de la movilidad eléctrica, ya que ofrecerá el potencial de «un gran salto cuántico en la densidad de energía«, y además de la reducción de costes, estas baterías de estado sólido cuentan con la capacidad de acelerar la carga «unas seis veces«, aportando una ventaja desde el punto de vista de la seguridad, al evitar el uso de sustancias inflamables, peligrosas y tóxicas que normalmente se encuentran en las baterías de electrolitos líquidos.

Baterias

www.