Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

En la próxima década, las baterías de los coches eléctricos necesitarán la mitad de litio que en la actualidad

La organización europea Transport & Environment (T&E) ha explicado que los coches eléctricos necesitan mucha menos cantidad de materia prima que los vehículos de combustión interna, al tiempo que prevé que en la próxima década los avances tecnológicos conseguirán reducir a la mitad la cantidad de litio necesaria para la fabricación de una batería para un coche eléctrico.

 

En este sentido, el analista de esta organización, Lucien Mathieu, ha explicado que las baterías utilizarán un 50 % menos de litio en la próxima década, al tiempo que el cobalto bajará en más de un 75 % y el níquel lo hará en cerca de un 20 %.

Además, según T&E, en 2035 una quinta parte del litio necesario y un 65 % del cobalto podrían provenir del reciclaje, algo que no puede hacerse realidad con los combustibles actuales que necesitan los vehículos de combustión.

T&E también ve “probable” que Europa produzca suficientes baterías para abastecer su mercado de vehículos eléctricos a partir de 2021, ya que se planean hasta 22 gigafábricas de este componente para la próxima década. En este sentido, Lucien Mathieu ha señalado que “esto está muy lejos de la situación actual en la que la flota de automóviles de Europa depende casi por completo de las importaciones de petróleo crudo. El aumento de la eficiencia y el reciclaje de las baterías dejará a la UE significativamente menos dependiente de las importaciones de materias primas”.

De esta manera, la organización concluye que los vehículos cero emisiones necesitan un 58 % menos de energía que un coche de gasolina a lo largo de su vida útil, al tiempo que emiten menos dióxido de carbono incluso en países como Polonia, uno de los sistemas eléctricos en Europa con menos capacidad renovable instalada.

Una clasificación de BNEF de suministro de baterías de litio ofrece en este sentido un panorama que considera la posición del país en la actualidad y su perspectiva de futuro a 2025, teniendo en cuenta cinco tips a la hora de establecer la clasificación: materias primas, fabricación de células y componentes, el medio ambiente, RII y la demanda final de vehículos eléctricos y almacenamiento estacionario.

T&E destaca el hecho de que al mismo tiempo que crece la demanda de coches eléctricos, se hace necesario el desarrollo de instalaciones fabriles de baterías cercanas a la producción automotriz, lo que ha llevado a un auge en las plantas de células europeas.

Así las cosas, la creciente industria dentro de la región y las fuertes credenciales ambientales de Europa han hecho que en 2020 hasta cinco de sus países ocupen posiciones entre las primeras diez.

Baterias