Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Desarrollan un sistema que podría recargar el coche eléctrico prácticamente al instante

Los futuros coches eléctricos podrían tener baterías modulares para que podamos recargarlos en tan solo 10 minutos en sus estaciones... y es que la star-up Ample, afincada en San Francisco, parece tener la solución a través de una red de estaciones de carga que serían capaces de recargar un coche eléctrico en menos de 10 minutos a través de baterías intercambiables.

 

Ample, compañía asociada con Uber, ofrece servicios en San Francisco a través de dos redes de estacionamiento de carga instaladas. De momento estas estaciones de carga instaladas son compatibles con la flota de Uber pero están trabajando para desplegar muchas más en otras ciudades importantes de California.

El tamaño del automóvil sería el que determine cuántos módulos de batería necesita el coche eléctrico, unos módulos que pueden adaptarse a numerosos tipos de vehículos, siempre y cuando estén preparados en su diseño para soportar los módulos.

A diferencia de las estaciones de carga que hemos visto en más de una ocasión para coches eléctricos donde se enchufa el vehículo y el cliente debe esperar entre 45 minutos y 12 horas, lo que hacen las estaciones de Ample es quitar las baterías intercambiables del coche eléctrico y las reemplazan por otras que ya están cargadas. Las baterías que se han retirado se recargarían en la estación para ponérselas a otros coches unas horas después.

El conductor no tiene que bajarse ni siquiera del vehículo, y puede realizar el pago a través de una aplicación. Directamente la estación de carga detecta la batería removible del vehículo para sustituirla por otra completamente cargada.

De momento la star-up cobra a los conductores de la flota de Uber por milla y está ofreciendo sus servicios entre un 10 y un 20 % más baratos que el coste de la gasolina.

Ese sistema de intercambio de baterías también ayudaría a ampliar la vida útil del vehículo dado que no estaría limitado por su batería que se va deteriorando con las cargas, sino que estaría recibiendo de forma continua baterías nuevas en estas estaciones de carga.

El reemplazo de una batería de un coche eléctrico común cuesta entre 5.500 y 16.000 dólares según el modelo, pero con coches compatibles con la tecnología de Ample no se soportarían estos gastos.

Tesla ya pensó en esta tecnología de intercambio de baterías, pero la rechazó posteriormente por considerarla que era una tecnología demasiado cara. De la misma manera, otra star-up en Israel, Better Place, invirtió en tecnología de intercambio de baterías perdiendo por el camino más de 850 millones de dólares al no cuajar la idea.

Ample asegura que su propuesta modular es más barata que los anteriores intentos fracasados que ha habido en el mercado, y que además se ajustaría a cualquier automóvil. Ya están en conversaciones para asociarse con alguno de los fabricantes de automóviles de coches eléctricos más importantes del mundo.

Baterias