Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Ford fabricará sus propias baterías de estado sólido en EEUU para abaratar sus coches eléctricos

Ford va a poner en marcha a partir de 2022 un nuevo centro global de baterías denominado Ford Ion Park y ubicado en Michigan (EEUU), con el objetivo de acelerar la investigación y el desarrollo de la tecnología de sus baterías, y que incluirá la fabricación de baterías de ion-litio y de estado sólido.

 

El objetivo es impulsar la entrega de un gran volumen de celdas de baterías, con una mejor autonomía y menores costes para los clientes, para lo que empleará un equipo multifuncional de 150 expertos en desarrollo de tecnología de baterías, incluida la investigación, fabricación, planificación, compras, calidad y finanzas para desarrollar y fabricar más rápidamente las baterías.

El equipo de Ford Ion Park ya está en marcha, aunque no será hasta finales del año que viene cuando se pondrá en marcha el laboratorio de aprendizaje colaborativo en el que se desarrollarán, probarán y construirán celdas y conjuntos de celdas para vehículos, al tiempo que se optimizarán todos los aspectos de la cadena de valor, desde las minas hasta el reciclaje.

Este laboratorio, para cuya creación se han invertido 185 millones de dólares, cuenta con más de 18.000 metros cuadrados y estará encabezado por Anand Sankaran, actual director de Ingeniería de Sistemas Electrificados de la marca y líder de desarrollo de productos como el Ford Mustang Mach-E, el F-150 Híbrido de 2022 o el Escape Híbrido original.

Ford fabricará de esta manera sus propias baterías de estado sólido integrando verticalmente las celdas y las baterías actuales y, posteriormente, ampliando los diseños de celdas de baterías con materiales novedosos, es decir, las baterías de estado sólido, que la compañía lleva tiempo desarrollando, hasta el punto de que en 2019 dio un importante acelerón al invertir en la start-up especializada Solid Power.

Más allá de este paso en firme de Ford hacia las baterías de estado sólido, destaca el viraje de la marca estadounidense en cuanto a su planteamiento sobre la creación de baterías, pues en septiembre de 2020 no veía ventaja a fabricar sus propias baterías para coches eléctricos.

En este laboratorio, dotado de 150 cámaras de pruebas y 325 canales para trabajos de desarrollo fruto de una inversión de 100 millones de dólares, ya se han analizado más de 150 tipos de células de baterías, según Ford, todo ello se enmarca dentro de un ambicioso plan de electrificación y conectividad para el que la compañía va a invertir 22.000 millones de dólares hasta 2025.

Baterias