infoelectrico.com - ZipCharge Go, la batería portátil para las urgencias con el coche eléctrico

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

ZipCharge Go, la batería portátil para las urgencias con el coche eléctrico

La compañía británica ZipCharge acaba de lanzar al mercado un cargador portátil con forma de maleta con ruedas que permite ser transportado fácilmente en el maletero de cualquier coche eléctrico y que contribuirá a viajar con mayor tranquilidad.

 

Esta batería portátil se llama Go y permite recargar el coche eléctrico en cualquier momento y lugar, cuando su batería se esté agotando. El concepto es el mismo que el de las baterías portátiles para teléfonos móviles que se usan de forma cotidiana, pero trasladando la idea a un automóvil.

Con el tamaño de una pieza de equipaje de mano, esta propuesta de ZipCharge pesa unos 22 kg y dispone de un conector de Tipo 2, también conocido como Mennekes, que es uno de los más extendidos en el sector, permitiendo obtener hasta 32 kms. de autonomía en media hora, o 64 kms. en una hora

El casoe es que en aproximadamente 30 minutos se habrá recuperado de media entre un 5 y un 10 % de capacidad de la batería, siempre dependiendo del coche del que se trate.

El dispositivo se lanzará inicialmente en dos variantes. Por un lado estará la de 4 kWh y, por otro, la de 8 kWh. La versión más pequeña sumará entre 20 y 32 km de autonomía en media hora, mientras que la superior brindará entre 40 y 64 km en una hora.

Las baterías se transportan fácilmente y se pueden recargar en cualquier enchufe doméstico; y para cargar las celdas de esta batería portátil solo hay que enchufarla a cualquier toma de corriente doméstica gracias a una conexión AC/DC bidireccional incorporada.

Al igual que las estaciones fijas de recarga, el ZipCharge Go ha sido diseñado para poder emplearse en cualquier tipo de clima, aunque hay que tener en cuenta que no se trata de una alternativa pensada para sustituir las recargas en estaciones fijas, ya que no permite recuperar la totalidad de la carga de la batería de un coche eléctrico convencional, sino que supone, más bien, una solución de emergencia en caso de no encontrar un cargador libre o en funcionamiento.

Pesa unos 22 kgs. e integra conectividad 4G, que permite utilizar una aplicación móvil desde nuestro smartphone, desde la que comprobar, por ejemplo, si el dispositivo se encuentra totalmente cargado para poder emplearlo con nuestro automóvil cuando sea necesario o bien consultar el nivel de carga que resta en cada momento.

Está previsto que se ponga a la venta durante el último trimestre, aunque el precio de compra aún no ha sido anunciado, si bien la compañía planea que ronde el coste aproximado de un cargador eléctrico doméstico.

Baterias