infoelectrico.com - Silence optará a ocupar la fábrica de Nissan en Barcelona para fabricar un nuevo coche eléctrico

Silence optará a ocupar la fábrica de Nissan en Barcelona para fabricar un nuevo coche eléctrico

Las instalaciones que Nissan va a abandonar en la Zona Franca de Barcelona son un espacio de gran valor, tanto industrial como sobre todo inmobiliario en una zona ya sin disponibilidad de suelo logístico, por lo que cuando el fabricante desmantele su histórica fábrica, se espera que haya una cola de interesados en ocupar el recinto.. y una compañía que ya trabaja en ello es Silence, el fabricante de las motos eléctricas de Seat, que prepara su entrada en el mercado de las cuatro ruedas.

Silence es una start-up catalana especializada en la producción de motocicletas de cero emisiones, y uno de los actores que ha entrado en el escenario con más fuerza, ya que también las produce para Acciona, que posee una de las plataformas de motos compartidas más utilizadas de España, y para Seat, que recientemente presentó su nueva scooter eléctrica dentro del proyecto .

La compañía trabaja desde 2019 en el desarrollo de un coche eléctrico, y aunque todavía se trata de un prototipo, su intención es lanzar un vehículo biplaza similar al Renault Twizy para ampliar su mercado dentro del sector de la movilidad sostenible.

El caso es que tras conocer el adiós de Nissan, la organización ya se postula para ocupar parte de las instalaciones de la Zona Franca para arrancar con la producción de este nuevo automóvil.

Silence, que fabrica la moto de Seat, trabaja en un coche eléctrico biplaza, y su consejero delegado, Carlos Sotelo, ha admitido que estarían “encantados” de ocupar parte de la fábrica de la Zona Franca porque cuentan con “planes de futuro” para ampliar sus actuales instalaciones.

En la actualidad, Silence fabrica sus motos en Molins de Rei (Barcelona) y acaba de inaugurar unas nuevas instalaciones en Sant Boi (Barcelona), pero necesita más espacio para producir el coche.

La compañía no ocuparía toda la fábrica de Nissan, pero sí es un proyecto que cumple con los deseos de las administraciones, que pasan porque se dedique a la movilidad eléctrica, siendo además una empresa local.

A pesar de la insistencia del presidente de la Generalidad, Quim Torra, en asegurar que "no hay un plan B a Nissan", lo cierto es que desde la consejeria de Empresa y Acción ya trabajan para encontrar un inversor alternativo al fabricante japonés. La búsqueda está todavía en una fase embrionaria, pero las voces consultadas señalan que el foco se debe dirigir a Asia, algo en lo que coinciden desde la administración.

Coches

//