Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Ya se puede convertir un Mini clásico en coche eléctrico

Swindon Powertrain lleva más de un año desarrollando un motor eléctrico universal para que sea fácil convertir cualquier vehículo en coche eléctrico, y lo ha hecho utilizando un Mini clásico como coche de demostración. 

El kit para convertir el Mini clásico en eléctrico cuenta con un motor de corriente continua de 80 kW (109 CV) que ofrece un pico de potencia de 120 kW (163 CV) y un subchasis delantero completo con puntos de anclaje de motor específicos para el motor eléctrico HPD E, juntas homocinéticas para las suspensiones originales del Mini y un diferencial abierto, aunque en opción se puede pedir un diferencial autoblocante de deslizamiento limitado.

Una de las partes que más trabajo pesado requiere en una conversión, ya sea equipando un motor de otra marca o modelo o un motor eléctrico, es la de hacer un hueco al motor y/o fabricar anclajes para el motor en cuestión, ya que requiere muchas horas de cortar, soldar, limar, volver a empezar, etc. En este caso, basta con sustituir el subchasis original por el de Swindon y listo.

Este kit se puede utilizar en conjunto con el resto de componentes de Swindon, como la batería de 12 kWh creada específicamente para el Mini y que se ubica encima del motor eléctrico, y en lugar del motor de combustión interna, el controlador del motor, así como un cargador y un convertidor embarcados, aunque también se puede utilizar con cargadores o baterías de terceras marcas.

Aunque la empresa no ha desvelado el rendimiento de su kit, el Swind E Classic Mini, cuya producción en pequeña serie fue anunciada por la compañía británica en febrero de 2019 y que básicamente usa los mismos componentes, da un idea de sus prestaciones. En ese caso equipa el mismo motor eléctrico de 80 kW, pero asociado a una batería de 24 kWh, lo que otorga una autonomía de 200 kilómetros, acelera de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos, y puede alcanzar los 130 km/h de velocidad máxima.

En la actualidad, más de la mitad de la parrilla del BTCC equipa motores que han pasado por los talleres de Swindon, entre ellos el Toyota Corolla oficial, por lo que no es de extrañar que hayan pensando también en la facilidad de montaje de su motor universal HPD E a la hora de diseñar un kit para el Mini.

El kit de Swindon ya está disponible a la venta desde 8.850 libras esterlinas más IVA y las primeras entregas están previstas para diciembre de 2020.

Coches