Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

LOIR Coupé, el coche eléctrico que funciona con engranajes en las ruedas

Acaban de conocerse las carcterísticas del nuevo LOIR Coupé, un espectacular coche eléctrico, cuyas líneas de carrocería responden al minimalismo y la tecnología conceptual, y que destaca porque llega con un sistema de transmisión basado en engranajes en los ejes y en las llantas de las ruedas, que podría considerarse una extravagancia, pero que en cambio que sorprende por su sencillez.

El habitáculo llega en forma de una delgada lámina que responde a la búsqueda de la perfección aerodinámica, de forma que no existen aristas ni zonas angulosas que puedan crear remolinos a su alrededor, una forma que se parece a la de un cohete o un Formula 1.

La parte delantera del chasis desciende hacia el espacio en el que se debería encontrar una parrilla, pero que en este caso aparecen lisos, curvados y reducidos a la mínima expresión, prescindiendo del habitáculo, mientras que en la parte trasera, la idea se repite con formas suaves y curvas y sin ninguna línea recta en todo el entorno, ni siquiera en lo que podría considerarse el maletero.

Su parte trasera levantada y redondeada se parece a otros concepts recientes, aunquye lo que más destaca es que el habitáculo se apoyoa sobre sus cuatro extrañas ruedas que conforman un sistema de transmisión basado en unas ruedas de grandes dimensiones, sin llanta, y con una corona interior en forma de engranaje dentado.

En el extremo de cada uno de los ejes, se sitúa otro engranaje cuyos dientes encajan en la corona de las ruedas. El sistema hace que el conjunto permanezca unido, y que la aceleración y el frenado del coche sean responsabilidad de estos engranajes, de forma que no es necesario incorporar un sistema de frenos con discos, pinzas, bombas o conductos hidráulicos

No queda muy claro lo que ocurre cuando surje una irregularidad, ya que no existente un sistema de amortiguación que evite que su efecto lo sientan los ocupantes de la cabina, pero hay que tener en cuenta que se trata de un concepto preliminar, y que tanto la comodidad de los ocupantes como la integridad del conjunto dependerán de nuevas tecnologías, distintas a las que se usan hoy.

La carrocería está fabricada con un material que permite que cambie su opacidad, de forma que desde dentro los pasajeros pueden ver exterior, aunque ellos quedan ocultos a la vista de los que están fuera de él.

Se trata de un concepto que parece estar muy lejos de hacerse realidad, pero que sirve para demostrar que la electrificación del automóvil permite dar rienda suelta a la imaginación con el objetivo de cambiar los esquemas de propulsión actuales, y asumiendo que existen otras posibilidades diferentes a las que conocemos en la actualidad.

Coches