Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Zoox, el coche eléctrico y autónomo de Amazon, destinado a ser taxi

Zoox, una compañía perteneciente al gigante Amazon, acaba de presentar su primer vehículo autónomo listo para salir a la calle. Se trata de un robotaxi diseñado específicamente para transportar pasajeros por las ciudades, para lo que cuenta con un diseño peculiar que no incluye volante, ni parte delantera o trasera.

Zoox, que fue fundada en 2014 y el pasado mes de junio fue adquirida por Amazon por un total de unos 1.200 millones de dólares, tiene una visión de los coches autónomos bastante diferente a lo habitual, basada en vehículos que no tienen el diseño tradicional al que estamos acostumbrados, sino que está pensado específicamente para ser taxis.

El Zoox, que es el nombre tanto del coche como de la marca, es un vehículo con una cabina que trata de tener todo el espacio posible entre las cuatro ruedas. Es bastante alto y permite prácticamente entrar de pie en él, para un vez dentro, ofrecer un espacio interior similar al de un tranvía, con asientos anchos incluidos, que se encuentran en las dos partes del coche. Al no haber conductor con volante, tampoco hay una dirección que se pueda afirmar que es la frental o la posterior.

Tiene un tamaño de unos tres metros y medio de largo por casi dos de alto, y en su interior cuenta con cuatro asientos y aprovecha al máximo el espacio colocando puertas corredizas o un techo de cristal, a parte de otros detalles pensados especialmente para pasajeros temporales, tales como un cargador de móvil en cada asiento, pantallas de táctiles, controles de climatización o portavasos.

Destaca que este vehículo puede moverse en ambas direcciones sin importar cuál de ellas es la principal, y todo a una velocidad de 120 kilómetros por hora y una autonomía que le permitiría circular durante 16 horas gracias a una batería de 133 kWh.

Este nuevo modelo dispone de numerosos sensores y cámaras que le permiten identificar obstáculos a unos 150 metros en todas las direcciones y con 360 grados; al tiempo que las luces y los altavoces externos comunican las intenciones del vehículo a los otros coches o a los propios peatones.

Parece que está decidido que el coche no va a venderse a particulares, sino que se ofrecerá como flota de taxis autónomos en las ciudades.

Aunque no hay una fecha determinada para poder verlo circular en las calles, la compañía ha anunciao que ya lo están probando en ciudades como Las Vegas o San Francisco.

Coches

//