Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Lexus prepara el LF-Z Electrified, su coche eléctrico del futuro

Lexus ha presentado un nuevo prototipo de vehículo eléctrico de batería, el LF-Z Electrified, un modelo que nos adelanta las tecnologías que incorporarán los nuevos modelos de la marca, y que podría estar disponible en el mercado para 2025.

 

Lexus ha sabido combinar los vehículos híbridos, de los que cuenta con una gama muy completa, con el desarrollo de vehículos de altas prestaciones. De los primeros, los híbridos, han llegado a producir y vender casi 2 millones de unidades, pero ahora la apuesta se dirige hacia la electrificación, y en esta linea ha presentado un prototipo de aspecto futurista.

Se trata del prototipo LF-Z Electrified, un concepto futurista que incorpora prestaciones, diseño y tecnologías que la marca japonesa tiene previsto poner en práctica para 2025 a través de una plataforma específica para vehículos eléctricos que permite un rendimiento dinámico superior al posicionar las baterías en el piso del vehículo y en su posición ideal.

A esta plataforma se suma un concepto en el que Lexus lleva trabajando años y que ha denominado Direct4, un sistema de tracción a las cuatro ruedas que funciona mediante la gestión de la energía, y con el que se puede cambiar de llevar un coche de tracción delantera a uno de propulsión trasera o a un sistema de tracción a las cuatro ruedas de manera inmediata.

Se trata del más avanzado sistema de tracción de Lexus, que permite controlar de forma libre e independiente la fuerza de propulsión del motor entre las cuatro ruedas.

El prototipo LF-Z Electrified incorpora esta nueva plataforma y también el sistema de tracción variable Direct4, al tiempo que adelanta cómo serán los nuevos modelos de Lexus en los próximos años, a través del uso de esta plataforma específica para vehículos eléctricos, un paso fundamental para electrificar la gama.

El sistema de dirección funciona por cable, de forma que no hay ninguna conexión mecánica entre el volante y el eje de la dirección, con lo que consigue una relación más rápida entre el movimiento del volante y el giro de las ruedas y una mayor precisión de la dirección, más acorde con las intenciones del conductor, de modo que los técnicos de Lexus han conseguido que esta dirección transmita sensaciones de lo que ocurre en la carretera a su conductor, pese a no estar unida directamente con la columna de la dirección.

El exterior muestra un diseño moderno y basado en formas no vistas hasta ahora en el mundo de la automoción, destacando por contar con unas ruedas grandes posicionadas en los extremos de la carrocería, con neumáticos desarrollados por Bridgestone sobre llantas de 22 pulgadas, por lo que no necesita un vano motor grande, puesto que el motor va situado detrás, permitiendo un habitáculo más ampli.

En su interior hay un espacio abierto con un diseño de cabina pensado para la conducción eléctrica y basado en las personas, donde la inteligencia artificial utiliza el diálogo con el conductor para aprender sus preferencias personales y su manera de actuar. Con ello puede hacer sugerencias útiles al planificar una ruta o con la información sobre el destino.

También tendrá en cuenta cuestiones de seguridad durante todo el recorrido, con l que busca conseguir una conexión más profunda entre los viajeros y el coche, haciendo que el conductor tenga mucha información disponible, sobre todo a través del visor frontal que incluye realidad aumentada. Además, cuenta con una pantalla táctil multimedia con indicadores y otros elementos que están englobados todos en un único módulo.

Gracias al empleo de inteligencia artificial el vehículo ofrece asistencia constante a sus ocupantes, y está preparado para adoptar un papel activo aprendiendo las preferencias del conductor, al tiempo que la comunicación por voz contribuye a facilitar la experiencia al volante.

Coches