infoelectrico.com - Sony apostará firmemente por los coches eléctricos

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Sony apostará firmemente por los coches eléctricos

El fabricante japonés de la electrónica Sony ha presentado en el CES de Las Vegas un nuevo prototipo de su coche eléctrico Vision-S 02, al tiempo que anunciaba la creación de una nueva filial para explorar su entrada el sector de los coches eléctricos, un mercado que considera de rápido crecimiento y por el que la compañía va a apostar fuerte.

 

Después de presentar un primer concept car hace dos años en forma de berlina bajo el nombre de Vision-S, del que ya se han efectuado varias pruebas en carretera, el gigante japonés de la electrónica acaba de presentar una versión SUV de este modelo, un nuevo concept car que permite ilustrar su anuncio más importante y lanzar el mensaje de su llegada al sector.

Con el primer Vision-S, Sony aseguró que no entraría en el mercado de los coches eléctricos, pero ahora ya no se esconde y ha anunciado la creación en la próxima primavera de una nueva filial, que denominará Sony Mobility, y que será la encargada de explorar este mercado en rápida expansión en todo el mundo.

A través de esta nueva entidad, Sony "pretende explorar la posibilidad de entrar en el mercado de los vehículos eléctricos", y para demostrarlo acaba de presentar este SUV de siete plazas, funcional y, al igual que el primer Vision-S, fabricado por Magna Steyr en Austria.

Se trata de un SUV, segmento cuyo auge parece imparable, una versión indispensable en Estados Unidos, y que podría fabricarse en serie en un breve periodo periodo de tiempo si así lo decidiera la compañía.

El Vision-S 02, parece una versión elevada de la berlina Vision-S. Mide 4,90 metros de largo, 1,93 m de ancho y 1,65 m de alto, con una generosa distancia entre ejes de 3,03 metros, pudiendo dar cabida a una enorme batería; y calza llantas de 20 pulgadas y pesa 2.480 kg.

Además, cuenta con tracción integral gracias a dos motores eléctricos, uno por eje, y cada uno de ellos tiene una potencia de 200 kW (272 CV). Está repleto de sensores internos y externos, de forma que estaría siendo utilizado por Sony para probar sus tecnologías de conducción autónoma sin conductor, pero además, también podría estar trabajando en sistemas de entretenimiento inmersivo.

Coches