infoelectrico.com - ¿Qué cambia al pasar la ITV en un coche eléctrico...?

¿Qué cambia al pasar la ITV en un coche eléctrico...?

Las inspecciones técnicas de los coches eléctricos tienen los mismos plazos que para un coche convencional: la primera será a los cuatro años, y hasta los diez años se deberán pasar con frecuencia bianual, pasando a ser anuales a partir de la década. Ahora bien, existen numerosos cambios a la hora de realizadr esta inspecicón con respecto a la de un coche convencional.

Por ejemplo, los coches eléctricos cuentan con motores de cero emisiones locales, por tanto, no están sometidos a la prueba de emisiones, siendo esta una de las que más quebraderos de cabeza provoca a los propietarios de un vehículo de combustión interna, especialmente aquellos con motor diésel, ya que los filtros de partículas y EGR son elementos particularmente delicados en coches diésel entrados en años y son la causa más común de rechazo en las ITV. Además, al estar exentos de la prueba de emisiones, la ITV de un coche eléctrico es un proceso mucho más rápido.

Tampoco se revisa que el motor tenga pérdidas de aceite o sus elementos anticontaminación estén en buen estado, ya que no es necesario.

Por el momento, en las ITV no existe un protocolo específico para coches eléctricos, en el que se revise mediante diagnosis la integridad de la batería, sus conexiones eléctricas, su aislamiento o el buen funcionamiento del inversor de corriente. 

Según algunas fuentes, el Gobierno estaría desarrollando una ITV específica para coches eléctricos, a la que aún queda tiempo de gestación.

Parece claro que en la ITV se inspeccionarán el resto de elementos del coche, tal y como se hace con cualquier otro coche. Por ejemplo, se revisará a conciencia la iluminación del coche, el desgaste de sus neumáticos, o el estado de los amortiguadores; se realizará una prueba de equilibrio de frenada, y se le colocará sobre plataformas vibratorias para verificar el buen estado de rótulas, cojinetes, rodamientos y palieres.

Por supuesto, el coche deberá tener sus cinturones de seguridad, lunas y puertas en perfecto estado.

La prueba de la ITV es en estos momentos más sencilla para un coche eléctrico. Por tanto, en muchas estaciones de ITV se le aplica un precio inferior, o un descuento. 

Estilo de Vida