Averías y largas esperas, los puntos negros del coche eléctrico

Los coches eléctricos son sin duda el futuro de la movilidad, pero por el momento siguen ciñéndose al ámbito urbano debido a que todavía no son capaces de afrontar largas distancias a altas velocidades por la capacidad de sus baterías y por la falta de infraestructura de carga.

Aunque podría parecer que estamos hablando del escenario de movilidad eléctrica de España, se trata de una perspectida aportada por la Asociación Automovilística de Noruega, nada menos que el país europeo que lidera el ámbito de la movilidad eléctrica.

El casoi es que esta organización nórdica ha llevado a cabo un estudio con el objetivo de conocer los hábitos de viaje de los conductores noruegos, para encontrarse con un día a día repleto de dificultades para aquellos que han optado por incorporar un coche eléctrico a su día a día.

De esta manera, el informe concluye que es posible viajar en coche eléctrico por un país como Noruega, sin embargo, los desplazamientos por este medio no están exentos de problemas, ya que el parque de vehículos ha crecido más rápido que la infraestructura de recarga, lo que ha dado pie a contratiempos como la creación de largas colas de espera en los cargadores rápidos, escasez de puntos de recarga y demasiadas averías.

Y aunque las inspecciones técnicas se han ido adaptando a la llegada de nuevos modelos, también es cierto que todavía están por llegar más controles específicos para este tipo de vehículo, ya que por ahora, estos controles no son muy distintos a los que debe pasar un coche tradicional impulsado por un motor diésel o de gasolina.

Tampoco existen grandes diferencias en el precio de la inspección técnica, y por norma general suelen ser iguales, aunque los conductores se pueden beneficiar de algunos descuentos.

Estilo de Vida