Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Menos de un 8 % de españoles se plantea comprar un coche eléctrico

Solo un 7,5 % tienen intención de comprar un coche eléctrico a pesar de las ayudas a la compra como el Plan MOVES II o el Plan Renove, según se deduce del Observatorio RACE de Conductores de 2020, publicado recientemente por el Real Automóvil Club de España (RACE), en el que se incide en las opiniones de los automovilistas respecto a los temas que más les afectan en el día a día.

Por primera vez en la historia, las motorizaciones diésel y gasolina no suman el 50 % de la intención de compra, y los híbridos, con un 33 % y un crecimiento de más de un 8 %, encabezan la clasificación por delante de los motores de gasóleo (25,4 %) y gasolina (20,7 %), algo que ya vimos en el mes de noviembre, cuando las ventas de coches híbridos enchufables se dispararon en España un 264 %, mientras que los eléctricos han hecho lo propio en un 127 %.

Según los encuestados en el último Observatorio RACE de Conductores, del total de conductores que planea cambiar a un coche eléctrico en los próximos meses, más de seis de cada 10 tiene intención de invertir menos de 20.000 euros en su adquisición, una cifra que reduce mucho el abanico de opciones. En este sentido, un 76 % de los encuestados afirma que los incentivos gubernamentales ayudan 'poco o nada' a la hora de cambiar de coche, mientras que nueve de cada 10 prefiere una ayuda general a todo el que quiera sustituir su coche de más de 10 años de antigüedad. 

Por otra parte, una encuesta llevada a cabo en Reino Unido por Zap-Map ha revelado que el 91% de las personas que han comprado un coche eléctrico no tiene intención de volver a usar un coche diésel o gasolina, un cambio de mentalidad que, aunque lento, se está produciendo a pasos afianzados

Los resultados de las encuestas de Zap-map muestran una fuerte evidencia del necesario cambio que busca la industria en la actitud de los consumidores. Anteriormente, gracias a Jato Dynamics, supimos la razón de la rapidez con la que la movilidad eléctrica se está implantando en China y el contraste con el Viejo Contiente, y es que mientras que en Europa quienes se pasan al coche eléctrico lo hacen en busca de ser respetuosos con el medio ambiente, el público chino quiere estar a la última en términos de tecnología.

De entre todos los encuestados, el 91 % del público que en su última compra ha adquirido un coche eléctrico no piensa volver a tener un coche térmico, ya sea diésel o gasolina. Del 10 % restante, el 8 % declara que a la hora de volver a cambiar de coche lo consideraría, mientras que sólo un 1 % declara que definitivamente no volverán a tener un coche eléctrico.

Otro hecho relevante dentro de la encuesta, es que el 73 % de los conductores de coches eléctricos encuestados resultó, en el momento de ser encuestados, tienen el primer coche eléctrico que compraron, y de todos ellos, más de la mitad, el 53 %,) lo ha comprado durante el último año.

A la vez que presentan los resultados de su encuesta, la empresa británica ha informado de que aunque los aspirantes a comprar por primera vez un coche eléctrico pueden preocuparse en cierta medida por la ansiedad por la autonomía, también deben ser conscientes de que el número de puntos de carga pública está aumentando rápidamente y que además estos cada vez son mejores.

Estilo de Vida