Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Cuando la necesaria calefacción afecta a la autonomía del coche eléctrico

Cuando el frío aprieta com en estos días de ola de frío, la climatización del vehículo resulta esencial para luchar contra las bajas temperaturas, pero en el coche eléctrico, la calefacción es uno de los elementos que mayor impacto tienen en el consumo de batería, restando autonomía como consecuencia de la energía demandada para climatizar el interior del vehículo.

Durante dos días, desde Foro Coches Eléctricos han sometido a un coche urbano eléctrico a diferentes pruebas en carreteras secundarias para comprobar las diferencias de consumos con y sin calefacción en días muy fríos, con temperaturas por debajo de los 6ºC. La prueba se ha realizado en carreteras secundarias, salvando un desnivel inicial de 184 metros para llegar al destino situado 128 metros por encima del punto de partida.

En todo momento se han mantenido las velocidades que marcan las diferentes vías utilizadas y travesías de población que nos encontramos en nuestro trayecto, y todo ello con un Smart ED biplaza.

El primer día decidieron, con 6ºC, realizar la prueba sin usar la calefacción del Smart, ahorrando a la batería la demanda extra de energía. Un día más tarde realizaron la misma ruta saliendo con la climatización en Auto a 22ºC, y conectando los dos asientos y volante. En ambas pruebas el coche se había cargado al 100 % pero no se había climatizado el habitáculo previamente, mientras que en el vehículo iban dos personas.

Pese a no utilizar la climatización durante el primer día, los asientos cumplieron su función y la radiación solar ayudo a compensar la falta de climatización interior, lo que hizo que durante el recorrido no se pasara frío dentro del coche aunque no era la condición ideal. Al llegar al destino, el indicador de la batería indicaba un 70 % de carga, tras haber recorrido 31 km en total.

El resultado con climatización a 22ºC, un día más tarde y con 3ºC de temperatura ambiente fue muy diferente. Los asientos y volante calefactables estaban encendidos, y nada más comenzar notaron un motor más vivo como consecuencia de la total disponibilidad de potencia de motor y calefacción, que este modo de conducción otorga.

Llegados al punto de destino habían recorrido 33 km en total a una media de 66 km/h, como consecuencia de un tráfico favorable, pero el consumo medio obtenido fue de 19.6 kWh/100km y un 37 % menos de batería. O sea, en total gastaron un 7 % más de batería respecto al recorrido del día anterior realizado sin climatización. La autonomía mostrada por el vehículo era 55 km, 33 menos que el día anterior con el modo ECO y sin calefaccíon.

Durante el primer día de pruebas, completada la primera prueba encendieron la climatización y quisieron ver cómo se comportaba el coche en una ruta más larga, recorrieendo casi 80 km en carreteras secundarias con un coche pensado para la ciudad, qcon 33 km aún de autonomía en la recámara de la batería. Durante el segundo día, en modo Normal y con la climatización a 22ºC, se completaron 65 km en total, con un consumo total de 17.2 kWh/100km y una autonomía de 40 km tras un recorrido de ida y vuelta.

Estilo de Vida

www.