Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

El coche eléctrico reduce el 12 % las emisiones de CO2 en Europa

El aumento de la demanda de vehículos eléctricos en 2020 contribuyó a una caída del 12 % en las emisiones de CO2 medias de la flota de vehículos en Europa, hasta el punto de que en seis mercados se registraron promedios de emisiones por debajo de 100 g/km.

 

Según el último estudio elaborado por JATO Dynamics, los SUV registraron la reducción promedio más alta en las emisiones y la electrificación sigue impulsando la caída de dichas emisiones de CO2.

Según los datos recopilados por la compañía en 21 países de toda Europa, el promedio ponderado por volumen de emisiones de CO2 (NEDC) de los vehículos matriculados en 2020 fue de 106,7 g/km, un 12 % menor que el promedio registrado en 2019. Esta caída en las emisiones de CO2 se puede atribuir a regulaciones gubernamentales más estrictas, como la aplicación de las normas de ahorro de combustible WLTP, y un cambio en las actitudes de los consumidores a favor del coche eléctrico.

Según ha destacado Felipe Muñoz, analista global de JATO, «aunque la industria todavía necesita hacer más para cumplir con los objetivos de CO2 de la Comisión Europea, los fabricantes han demostrado un progreso significativo con su gama y ventas en 2020«.

Las matriculaciones de coches eléctricos puros e híbridos enchufables ascendieron a 1,21 millones de unidades el año pasado, el 10,6 % del mercado total, lo que supone un aumento del 159 % respecto a 2019, cuando el volumen totalizó 466.000 unidades, lo que representaba solo el 3,1 % del total de matriculaciones. Esto ha tenido un efecto inmediato en los niveles de emisiones.

En este sentido, Muñoz ha afirmado que «en un año en el que a millones de compradores potenciales no se les permitió salir de sus hogares, es notable que las emisiones promedio totales disminuyeran en 15 g/km. Significa un cambio fundamental en nuestra noción de movilidad y un mayor apetito por opciones sostenibles«.

Según los datos aportados, las emisiones de los SUV cayeron en 16,2 g/km entre 2019 y 2020, la mayor disminución entre los cinco segmentos analizados (autos regulares, MPV, deportivos, SUV y furgonetas), lo cual se debe, en parte, a una mejor gama de PHEV y BEV de tamaño mediano, y a los grandes SUV ahora disponibles para los consumidores.

A pesar de estos logros, los SUV siguieron produciendo mayores niveles de emisiones que los automóviles urbanos, subcompactos, compactos, medianos, ejecutivos y de lujo, de forma que como promedio, un SUV produce un 18 % más de CO2 que los automóviles tradicionales, e incluso los SUV más pequeños producen emisiones promedio más grandes que los automóviles ejecutivos.

Estilo de Vida