Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Recomendaciones para conducir un coche eléctrico de forma eficiente

Conducir un coche eléctrico es similar a conducir uno de combustión, sin embargo, el estilo que tengamos a la hora de conducir y determinados aspectos relacionados con las características de la batería y del motor eléctrico, pueden marcar diferencias a la hora de pilotar uno de estos vehículos de forma eficiente.

 

A la hora de pilotar un coche eléctrico es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones para que nuestra conducción sea lo más eficiente posible y no malgastemos la energía eléctrica inútilmente, como el hecho de que los eléctricos son automáticos y, por lo tanto, más fáciles y cómodos de manejar, algo que puede sorprender al principio a los conductores acostumbrados a la transmisión manual.

Sin embargo, será necesario tener en cuenta que la fuerza inicial es instantánea y, en consecuencia, la aceleración es mayor que en un vehículo de combustión tradicional, lo que hace que lleguen hasta la máxima potencia partiendo desde cero revoluciones de forma más rápida. Por esta razón, es importante conducir con suavidad, sobre todo en los primeros metros del trayecto, acelerando de forma suave y progresiva.

Otro aspecto clave es que la eficiencia energética se convierte en un aspecto esencial en este tipo de vehículos, por los que será bueno aprender a optimizar el funcionamiento de la batería, lo cual puede llegar a convertirse en un juego. En este sentido, los últimos modelos vienen equipados con un sistema de recuperación de energía que recarga parcialmente las baterías al soltar ligeramente el acelerador, con lo que la velocidad se reduce en el momento que se levanta el pie del acelerador. Si estuviéramos en un coche convencional, esta acción sería el equivalente a pisar con suavidad el freno.

Por otra parte, mientras que en un coche de combustión tradicional, se recomienda llevar una temperatura que no supere los 22 grados para no aumentar el consumo de combustible, en el caso del vehículo eléctrico, hay que tener en cuenta que la autonomía del vehículo se puede ver afectada dependiendo de la conducción y del uso de calefacción o climatizador, y para que estos afecten lo menos posible a la autonomía, se recomienda utilizar los sistemas automáticos de conexión, de forma que cuando se vaya a usar el coche estará ya a la temperatura adecuada y el climatizador sólo tendrá que mantenerla.

En este sentido, siempre resultará más eficiente programar desde una App que el coche alcance la temperatura deseada mientras está enchufado a la red, que si encendemos el climatizador una vez que hemos iniciado el viaje, y por lo tanto, estamos usando la energía acumulada en la batería para lograr la temperatura deseada. Las diferentes App desarrolladas por las marcas y compañías eléctricas nos permiten además cargar el coche y climatizar su interior en las horas de tarifa más baja.

La autonomía de los vehículos eléctricos es inferior a la de un vehículo tradicional, aunque muchos ya llegan a superar incluso los 600 km, por lo que requieren de una planificación anticipada de las rutas, así como a tener en cuenta los puntos de recarga para aprovechar al máximo las cargas adicionales que se puedan realizar durante el día.

Estilo de Vida