infoelectrico.com - Países Bajos se apunta a la moda de cargar el coche eléctrico en las farolas

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Países Bajos se apunta a la moda de cargar el coche eléctrico en las farolas

Los habitantes de la ciudad holandesa de Arnhem ya cuentan con nuevos puntos de carga para sus coches eléctricos en las farolas del municipio, de modo que cerca de la mitad de las farolas de la ciudad que están situadas en las zonas de estacionamiento, están equipadas con un doble punto de carga.

 

En cualquier caso, las plazas de aparcamiento no están reservadas solo para vehículos eléctricos, si no que cualquier conductor, aunque lleve un automóvil de gasolina, puede hacer uso de estos lugares reservados para el estacionamiento.

Debido a la creciente demanda de vehículos eléctricos, el ayuntamiento de esta ciudad holandesa decidió instalar puntos de carga, en un primer momento, bajo pedido, lo que supuso la instalación de más bolardos a lo largo de la calle, y en ocasiones resultó difícil colocar los postes de carga en la red eléctrica y en el espacio público.

Además, ese espacio de estacionamiento se reservó para los coches eléctricos, lo que a veces generó algo de resentimiento por parte del resto de ciudadanos.

Para paliar estos problemas, el ayuntamiento decidió instalarlos en las farolas, de modo que no habrá más obstáculos en la acera.

Estas estaciones de carga, que ahora están conectadas a la red eléctrica, se alimentarán de un parque solar que se construirá en la ciudad en 2022. En total, se adaptarán 150 farolas con 300 puntos de recarga en el barrio de Schuytgraaf en el sur de Arnhem.

En los próximos años, se prevé instalar más puntos de carga, tanto en nuevos barrios como en otras zonas del municipio, como en los aparcamientos públicos o de empresas, que también podrán ser usados por residentes.

La inversión que se ha llevado a cabo por parte del municipio para la instalación de estos puntos, asciende a los 485.000 euros, que se obtienen del Fondo Municipal de Clima del ayutamiento.

En cualquier caso tener puntos de carga en las farolas no es nuevo. En Valencia arrancó un proyecto piloto que consistía en la instalación de puntos de carga en el alumbrado público, algo que también se ha instalado en Londres. Otro ejemplo son unos puntos de recarga retráctiles que se esconden bajo tierra cuando no se utilizan, en las calles del municipio británico.

La demanda de coche eléctricos es cada vez mayor, por lo que los municipios empiezan a estudiar la manera de poder instalar puntos de carga y que, además, no sean un estorbo en la acera, ya que para poder promocionar los coches eléctricos, hay que tener un lugar donde cargarlos, sobre todo cuando no se cuenta con plaza de garaje privada.

Estilo de Vida