infoelectrico.com - Carlos Sainz se alía con Audi y competirá en el Dakar con un prototipo eléctrico diseñado exclusivamente para el desafío del desierto

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Carlos Sainz se alía con Audi y competirá en el Dakar con un prototipo eléctrico diseñado exclusivamente para el desafío del desierto

El piloto español Carlos Sainz, de 59 años, se ha embarcado en una aventura de pronóstico inédito, que no es otra que conquistar de nuevo el Dakar con un coche eléctrico especialmente fabricado para el desafío del desierto, en el que compartirá equipo con el francés Stephane Peterhansel y el sueco Mattias Ekstrom.

 

De esta manera, la irrupción del Audi en el escenario del Dakar ha provocado un elogio colectivo de admiración, ya que el aspecto futurista de su nuevo vehículo eléctrico le confiere una visión espectacular. «Cuando me preguntaron si quería sumarme al proyecto, les dije ¿estáis locos? Y tal vez sí, estemos todos locos», ha explicado Carlos Sainz, triple ganador del Dakar con tres marcas diferentes.

Hace doce meses que Audi empezó a trabajar en el proyecto, para el que ha desarrollado tecnología de vanguardia, y ahora se ha propuesto como estímulo ser el primer fabricante que recurre a un sistema de propulsión electrificado para competir por la victoria en la clasificación general del Dakar.

Este proyecto pionero se ha asociado a la experiencia de Carlos Sainz, que ganó en los noventa dos Mundiales de Rallys con aquel célebre Toyota Célica, y se hizo tres veces con el Dakar con Volkswagen (2010), Peugeot (2018) y Mini (2020). De esta manera, Audi será la cuarta marca con la que intenta dominar a sus competidores en el desierto, junto a su copiloto habitual, el barcelonés Lucas Cruz.

«El objetivo es ganar el Dakar en la primera participación con este coche», dice tajante el piloto madrileño, que acudirá a la cita con el coche denominado Audi RS Q e-tron, un todoterreno que parece sacado de una película de ciencia ficción, un prototipo revolucionario y eléctrico, que aspira a ser el primer vehículo eléctrico que compite y vence a los motores de combustión interna.

Para el sistema de propulsión eléctrico, el vehículo utiliza unidades motor-generador como las del Audi e-tron FE07 con el que la marca ha competido en la Fórmula E, con mínimas adaptaciones para el Dakar. La potencia máxima del propulsor es de 500 kW (680 CV).

El Audi RS Q e-tron solo necesita una marcha adelante, y al igual que en los vehículos eléctricos del fabricante, no existe una conexión mecánica entre los ejes delantero y trasero, y todo funciona por un software desarrollado por la marca germana.

«La primera sensación es que corre mucho. No tiene marchas, no tiene embrague... no te tienes que preocupar de eso. Aceleras y aquello va para delante, y vuelves a acelerar y no tiene tiempo de respuesta. La potencia es inmediata», ha explicado Carlos Sainz, que ya ha realizado pruebas con el prototipo en Marruecos. «En las dunas, no tienes que pensar en la marcha que llevas, no quitas las manos del volante, si me dará para subir una duna o no. Este coche te quita estrés en las dunas», ha afirmado.

Sainz se suma de esta manera a la corriente mundial que invoca a la electricidad como energía de futuro para los automóviles, ya que, según ha afirmado, «un coche eléctrico te da una gran sensación de potencia. Sería un error demonizar el mundo del motor anterior. Las marcas están recorriendo un camino hacia la sostenibilidad. Yo no demonizaré un buen coche deportivo con motor de explosión, pero también estoy en esta otra carrera. Es el deber de todos, pero hay que tener paciencia y dar más tiempo a los ingenieros para hacer este cambio. Tiene que haber espacio para todos».

Estilo de Vida