infoelectrico.com - Producir un coche eléctrico contamina un 70 % más que uno de combustión

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Producir un coche eléctrico contamina un 70 % más que uno de combustión

Un nuevo estudio defiende que construir un coche eléctrico contamina un 70 % más que el mismo modelo de gasolina, una diferencia gigantesca que se recupera durante la vida útil del primero ,aunque esto depende del origen la electricidad.

 

La culpa es de la batería, ya que la mayor parte de esta contaminación viene precisamente de las baterías. Según Volvo, promotor de este estudio, el C40 y el XC40 se construyen en las mismas fábricas, en las mismas líneas de montaje y comparten la mayoría de los mismos componentes excepto por el motor y las baterías, pero la producción de materiales para el C40, el modelo elécgtrico, genera 18 toneladas de CO2, por 14 del XC40, el modelo de combustión, lo que supone una importante diferencia.

La fabricación de las baterías de ión de litio para el C40 representa la gran diferencia, ya que añade siete toneladas más de CO2. Durante la fabricación, el C40 gana por muy poco 1,4 toneladas por 1,7 toneladas del XC40.

El informe de Volvo establece varios escenarios de consumo, de forma que tomando como referencia un total de 200.000 kilómetros recorridos, el XC40 generaría 43 toneladas de CO2, a lo que hay que añadir 0,6 toneladas más para el procesado al final de la vida. En total, el XC40 generaría 59 toneladas de CO2. Para el modelo eléctrico, el total varía dependiendo del origen de la electricidad, y si el origen es puramente renovable, el C40 sólo generará un total de 0,4 toneladas de CO2 durante toda su vida útil, más 0,5 para el reciclado del coche.

En total: el C40 generaría 27 toneladas de dióxido de carbono durante toda su vida, y la diferencia es aquí enorme a favor del eléctrico, que llegaría al nivel del XC40 a los 49.000 kilómetros.

Pero sería absurdo suponer que el eléctrico sólo se alimentará de electricidad generada por centrales eólicas, hidroeléctricas o solares, así que Volvo explica que, usando las mezcla actual de producción energética en la Unión Europea, el C40 generaría un total de 42 toneladas de CO2 (con lo que la paridad con el de combustión se lograría a los 77.000 kilómetros). Usando el ‘mix’ mundial, sin embargo, se sube mucho más: 50 toneladas de CO2. La diferencia sería de nueve toneladas con el XC40 y el coche eléctrico necesitaría 110.000 kilómetros para alcanzar la paridad con el de gasolina.

La diferencia al final de los 200.000 kilómetros continuaría siendo grande, aunque no espectacular, o no lo suficientemente notable para tener impacto en la generación global de CO2.

Una conclusión obvia es que debemos incrementar las renovables para que los coches eléctricos realmente tengan un efecto en el impulso al cambio climático; mientras que por otra parte queda claro que los coches eléctricos de batería no son la solución a nuestro problema de contaminación, y que necesitamos más soluciones como los motores de hidrógeno, producido a partir de agua y energías renovables, que según los autores del estudio tienen mucho más sentido.

Una solución de emergencia podría ser, según los expertos, el uso de coches con baterías más pequeñas y con menos impacto para conducir en ciudad, y motores de combustión más eficientes para distancias largas, como los híbridos.

Estilo de Vida