infoelectrico.com - La exigencia de achatarrar dificulta el éxito del plan de ayudas al coche eléctrico

La exigencia de achatarrar dificulta el éxito del plan de ayudas al coche eléctrico

El Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves), con una dotación de 45 millones de euros para ayudas a la compra de vehículos alternativos e infraestructuras, no se agotó en 2019 debido a las múltiples dificultades que generaba su gestión. En este sentido, uno de los requisitos solicitados por el Gobierno para optar a las ayudas era el de entregar para su achatarramiento un vehículo de diez años en el caso de turismos y de siete en el de las furgonetas.

Este se ha convertido en el principal motivo por el que la mayoría de las comunidades autónomas no agotaron los fondos que les fueron asignados, motivo por el que desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha señalado que esta obligatoriedad de entregar un automóvil viejo para acceder a los incentivos, aunque resulta interesante para fomentar la renovación del parque porque mueve a los particulares hacia el cambio de coche, deja fuera a las empresas que quieren adquirirlos para sus flotas, ya que estas no disponen de vehículos con tanta antigüedad.

La dotación del programa se distribuyó por cantidad de población. Andalucía fue la región que más dinero recibió, con 8,09 millones de euros, seguida de Cataluña (7,3 millones), Madrid (6,28 millones), Comunidad Valenciana (4,77 millones) y Galicia (2,61 millones). Entre las cinco concentran el 65 % del presupuesto y tan solo Andalucía consumió su partida de forma íntegra.

Por su parte, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) ha subrayado en la misma linea que es un contrasentido que se pida achatarrar un coche de más de diez años y solicita un plan en el que se incentive la compra de vehículos diésel modernos, como el antiguo PIVE, como la única alternativa para atajar en el corto plazo la antigüedad del parque móvil y el problema de las emisiones contaminantes.

Otra de las grandes trabas  del plan Moves, según las principales patronales de la industria del automóvil, es la falta de uniformidad para poner las ayudas en marcha entre las comunidades autónomas.

Instituciones