Escocia prepara préstamos sin interés para la compra de un coche eléctrico

El gobierno escocés ha puesto en marcha una iniciativa enmarcada en su plan de reducción de emisiones contaminantes encaminada a facilitar el cambio de los coches de combustión por los eléctricos, a través de un sistema que apenas tiene coste para el presupuesto público. Se trata de la puesta a disposición de créditos sin interés a quien quiera comprar un coche eléctrico.

Las condiciones pasan, en el caso de un vehículo a estrenar, por un precio máximo a financiar de 37.900 euros, en un plazo de hasta seis años; y en caso de querer optar por una moto, entonces el crédito podrá ser de hasta 10.800 euros.

Además, desde la administración se ha añadido la posibilidad de adquirir un coche eléctrico de segunda mano, una posibilidad que permitirá a los interesados acceder a una financiación sin intereses, con un máximo de 21.680 euros y con un plazo máximo de devolución de cinco años.

Por el momento, el gobierno de Escocia ha invertido 85 millones de libras en incentivar las ventas de coches eléctricos, y esperan que con estas medidas se aceleren las ventas para conseguir reducir las emisiones contaminantes, una medida que ataca de forma directa uno de los principales problemas del coche eléctrico, que no es otro que continúan teniendo un coste de adquisición demasiado altos.

Se trata de una propuesta ingeniosa que lleva consigo una menor complicación administrativa, el bajo coste para el estado, y que además no acarrea lastres como la devolución en la declaración de la renta de las ayudas directas que constan como ingresos.

Instituciones

www.