Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Toyota advierte sobre las consecuencias de prohibir los vehículos de combustión

Toyota, quien fuera pionera hace más de dos décadas a la hora de lanzar el primer coche híbrido producido en serie, que se convirtió en punta de lanza de un tipo de vehículos antecesores de los híbridos enchufables, ha difundido una especie de profecía que augura el colapso de la industria del automóvil si esta vira totalmente hacia el coche eléctrico.

De esta manera, Akio Toyoda, presidente de la compañía nipona, ha afirmado en el transcurso de una rueda de prensa de fin de año de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón, de la que es presidente, que la conversión en eléctricos de todos los vehículos que recorren nuestras carreteras costaría cientos de miles de millones y haría que los consumidores medios no pudiesen permitirse comprar un coche.

En unas duras declaraciones recogidas por el diario The Wall Street Journal, Toyada afirma que existe un “clamor excesivo” por el coche eléctrico, del que dijo que está “sobrevalorado”, hasta el punto de que ha vaticinado que el sistema “colapsaría” si se prohibiesen los vehículos tradicionales de combustión de gasolina y diésel, como Japón ha anunciado que planea hacer en el año 2035.

En este sentido, Toyada ha afirmado que “el modelo de negocio actual de la industria automotriz se derrumbará, provocando con ello la pérdida de millones de puestos de trabajo”, al tiempo que ha recordado que los defensores del coche eléctrico suelen ignorar todas las emisiones contaminantes que se producen para generar esa misma electricidad que mueve los vehículos, aunque luego estos no emitan gases. En este sentido, el máximo ejecutivo de Toyota ha preguntado “cuando los políticos están diciendo: ‘‘Vamos a deshacernos de todos los coches de gasolina, ¿entienden lo que están diciendo realmente?”.

En el caso concreto de Japón, Toyada calcula que la transición hacia una movilidad 100 % eléctrica, con todas las infraestructuras necesarias para soportar una flota de vehículos enteramente eléctrica, costaría al país nipón entre 110.000 y 292.000 millones de euros, una cifra astronómica equivalente aproximadamente al pago de las pensiones en España de un año.

El máximo directivo de Toyota ha concluido en esta linea que “Japón se quedaría sin energía eléctrica en verano si los coches funcionaran sólo con electricidad”.

Instituciones