infoelectrico.com - Patones, el municipio madrileño con más coches eléctricos por habitante de España

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Patones, el municipio madrileño con más coches eléctricos por habitante de España

Patones es el municipio con más coches eléctricos por habitante de España, pero los más de 3.000 vehículos de este tipo que tiene registrados no se ven por ninguna de sus ecasas y angostas calles.

 

A la pregunta a los lugareños sobre si han visto un coche eléctrico en Patones, estos tuercen el gesto y se preguntan algo así como ¿cómo iba alguien de los 523 habitantes a tener un coche eléctrico si ni siquiera hay un punto de recarga en el pueblo?.

El caso es que, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), Patones es el municipio con más coches eléctricos sobre el total de los turismos censados de España, ya que el 17 % de los vehículos registrados tiene distintivo cero, que corresponde a los eléctricos o híbridos con autonomía eléctrica. La diferencia con otros lugares del país es abismal, y por ejemplo, en Madrid, el número de vehículos no contaminantes no llega al 0,7 % del total del parque, siendo el habitat urbano el ideal para este modo de automoción, al tiempo que la media nacional apenas alcanza el 0,4 %.

Cuenta El Confidencial que los vecinos de Patones no se lo terminan de creer. “Llevo más de 20 años viviendo y trabajando aquí y te puedo asegurar que ningún vecino tiene un coche eléctrico”, afirma un camarero que de pronto recuerda que: “ahora que lo dices... a lo mejor es porque Patones siempre ha sido famoso por registrar más coches de los que hay”.

El caso es que en este municipio, que incluye tanto el pueblo de Arriba como el de Abajo, hay hasta 35 veces más coches que personas, un total de 18.500.

Patones, situado a 50 minutos del centro de Madrid, lleva años siendo uno de los ‘paraísos fiscales’ que acogen a las empresas de ‘renting’ o de ‘leasing’ para que censen sus vehículos y se ahorren los impuestos que pagarían en las principales ciudades de España.

Sin embargo ahora, con el progresivo auge de los coches eléctricos, este turístico destino se ha convertido en la falsa meca de la movilidad sostenible, ya que de los 3.040 coches eléctricos registrados en la localidad, no hay ninguno solo por sus calles.

Según explica Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), “las grandes flotas y las empresas de ‘renting’ de coches matriculan sus vehículos porque el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM) es mucho más barato que en Madrid o en Barcelona”, y a través de una serie de bonificaciones, algunos ayuntamientos compiten a la baja por atraer a las empresas de coches, que tan solo tienen que tener un domicilio social en el municipio.

Les abren un despacho y ya está”, detalla Arnaldo, que recalca que Patones es una especie de "paraíso fiscal" para los coches. Cada año, AEA realiza un informe señalando los distintos paraísos fiscales y las importantes diferencias entre ayuntamientos con este impuesto, también conocido como numerito, que en algunos casos superan el 300 % entre un municipio y otro.

Por delante de Patones, los municipios con más coches por habitante son Rozas de Puerto Real (Madrid), Colmenar del Arroyo (Madrid), La Serratella (Castellón) y Rajadell (Barcelona). Solo en el primero de ellos, según los datos facilitados por la DGT para junio de este año, habría un total de 51.067 turismos censados para una población de 555 habitantes, o sea, 92 coches por vecino. Además, la tasa de vehículos sin emisiones en casi todas estas localidades está muy por encima de la media nacional.

El fenómeno de los paraísos fiscales explotó cuando se eliminó la designación provincial en la matrícula en 2002. Antes de eso, muchas compañías de alquiler de coches matriculaban sus vehículos cerca de la zona donde operaban, pero “había rechazo a usar coches de alquiler de otro lado”, enfatiza Arnaldo, que añade que “cuando se elimina, las empresas se aprovechan del anonimato y se mueven a los pueblos que ofrecen las tarifas más bajas porque se dan cuenta de que pueden ahorrar mucho dinero”.

Instituciones