Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Walk Car, el patinete eléctrico más compacto

La startup japonesa Cocoa Motors lanzó hace cinco años una apuesta de movilidad eléctrica, justo antes de que se produjera un "boom" de empresas en todo el mundo que ha comercializado un sinfín de opciones de patintes eléctricos como respuesta a las neuvas necesidades de movilidad.

Ahora vuelve a reurgir esta empresa con su Walk Car, una solución de movilidad ultracompacta que ya está disponible en los canales de comercialización globales.

Se trata de una propuesta difícil de catalogar, ya que no es un coche eléctrico, aunque tenga cuatro ruedas, pero tampoco es un hoverboard, ni un patinete eléctrico propiamente dicho. En cualquier caso, no cabe duda de que podríamos estar ante la solución de movilidad eléctrica más compacta del mundo, ya que se trata de un modelo que, literalmente, podría caber en una mochila o maletín.

A priori podría parecer que sus pequeñas ruedas no podrían afrontar los típicos baches del pavimento, pero para solucionarlo el Walk Car incluye suspensión independiente en eje trasero y delantero, además de un resorte longitudinal para que sus pequeñas ruedas afronten mejor las sacudidas frontales que, dadas sus pequeñas dimensiones, podrían llegar a recibir.

Este curioso "juguete" cuenta con tres modos distintos de conducción y un motor eléctrico con una potencia de 260 W, que le brindan una velocidad máxima de 16 kilómetros por hora en modo sport. La autonomía en este modo sería de tan sólo 5 kilómetros, que podrían verse incrementados hasta 7 kilómetros en caso de rodar en modo de "asistencia al caminar", y todo gracias a una batería de 68 Wh que para una carga completa tan sólo necesitará una hora conectada a una toma de corriente doméstica.

Se tyrata de datos muy comedidos en comparación con la mayoría de los patinetes existentes, pero sin duda sorprenden al saberq que se trata de un "gadget" compactado en una tabla de 34,6 x 21, 5 centímetros, es decir, un poco más grande que un iPad, y con un peso de tan sólo 2,9 kilos.

Con estas contenidas medidas, el Walk Car es capaz de transportar a una personas de hasta 80 kilos. Sin embargo tiene una característica que le aleja de ser tratado como un "juguete"... y es que  los niños no podrán usarlo, ya que sólo funcionará apropiadamente con personas de más de 30 kilos.

Está disponible en dos colores distintos: Azul Idea y Plata Ipsum, y su precio puede eche para atrás a muchos de sus potenciales compradores, ya que ronda los 1.945 euros al cambio actual, una cantidad no al alcance de muchos para un "aparato" de estas características.

Motos