infoelectrico.com - Piaggio apuesta, por fin, por un ciclomotor eléctrico económico

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Piaggio apuesta, por fin, por un ciclomotor eléctrico económico

Con formas muy parecidas al ultravendido Zip, lanzado en 1992, Piaggio acaba de lanzar su primer ciclomotor eléctrico, más allá de la carísima Vespa Elettrica, que destaca por ligereza, con apenas 75 kilos de peso sin batería, y por convertirse en uno de los más asequibles del mercado, un cocktail ganador para hacerse con el mercado.

 

Se trata de un ciclomotor con un chasis monotubo de acero y láminas de refuerzo, que cuenta con el probado sistema de suspensión de monobrazo delantero con muelle helicoidal, un amortiguador hidráulico y un doble amortiguador trasero, también hidráulico.

Llega en tres versiones: el Piaggio 1 -el básico, de acceso y por 2.690 euros-, que es un L1e (esto es, hasta 45 km/h de velocidad máxima) y autonomía de 55 km en modo Eco (a 30 km/h) y 48 km en el Sport; el Piaggio 1+, también un L1e, pero con hasta 100 km de rango ese modo Eco y casi 70 en el Sport, lo que eleva el precio hasta los 3.090 euros; y el Piaggio 1 Active, un L3e que llega a rodar hasta los 60 km/h con autonomías de 85 y 66 km, y que cuesta 3.290 euros, en lo que podríamos llamar un ciclomotor vitaminado.

El motor es de tipo hub en el buje trasero y entrega 1,2 kW con 2 kW de pico en los dos primeros casos y 2 kW con pico de 3kW si nos referimos al Active; mientras que las baterías, que son extraíbles están situadas bajo el asiento de 770 mm de altura, dejando hueco para un casco full jet.

En lo que va de año, el mercado eléctrico de los scooters en España supone ya alrededor de un 45 % frente al 22 % de 2020, el 18 % de 2019 y muy alejado del escaso 6 % que suponía este canal en 2017, según un estudio de mercado elaborado por la marca, que pretende aprovechar este tirón, y eso sin cerrar la puerta a entrar en el mercado de flotas o en el de la moto compartida, donde por precio serán de lo más competitivos.

Visualmente está muy claro que se trata de un Piaggio, con aires del famoso Zip lanzado el año1992, y de frente destacapor la inconfundible corbata de la marca, flanqueada por los ledes de los faros.

Visto lateralmente, sus líneas son limpias y cuenta con una sencilla nervadura que le da un toque deportivo al que se suma el motivo tridimensional de hexágonos que recuerda a una pelota de golf. Por detrás, el perfilado cojín vuela ligeramente sobre un discreto conjunto óptico, también de ledes.

En los mandos, la postura sorprende por la amplitud para las piernas, ya que la distancia hasta la parte interior del escudo, que tiene su típico gancho para una bolsa y una toma USB con tapa antilluvia, es notable, teniendo en cuenta que estamos ante un ciclomotor. Además, cuenta con un espacioso suelo plano sobre el que no hay que buscar sitio para los pies.

Su manillar es sencillo, ni muy ancho ni muy estrecho, y cuenta con un display digital LCD en color de 5,5 pulgadas con modalidad diurna y nocturna visual, que recoge toda la información necesaria para la circulación.

Para el sistema de encendido, Piaggio ha optado por un sistema en remoto, es decir, mediante un mando a distancia, aunque será necesario llevar con nosotros una llave para, en caso de quedarnos completamente sin energía, poder abrir el asiento y sacar la batería para su recarga.

En marcha, el Piaggio 1 resulta bastante cómodo, a lo que ayuda la mencionada distancia entre las rodillas y el escudo, que hace que no sea necesario buscar postura y permite a este ciclomotor mostrarse ágil en el tráfico de hora punta de las grandes capitale

Por otra parte, su modo ECO parece perfecto para una urbanización o para cuando se anda justo de batería, ya que la velocidad máxima se reduce hasta los 30 km/h, lo cual no merece la pena si tenemos energía. Por su parte, en el modo Sport, este ciclomotor se muestra alegre y es sencillo sobrepasar los 50 km/h, aunque lógicamente no cuenta con una salida fulgurante, ya que tal y como reconoce la propia marca, su objetivo es ir de semáforo en semáforo.

El Piaggio 1 tiene varias opciones de color que no incrementan el precio y todos los colores están disponibles para todas las versiones, aunque en la versión 1 Active, los amortiguadores traseros son rojos, un pequeño cambio estético para destacar su exclusividad.

Motos

//