infoelectrico.com - Más cerca de cargar el coche eléctrico en cinco minutos

Más cerca de cargar el coche eléctrico en cinco minutos

Entre las preocupaciones de los interesados en comprar un coche eléctrico destacan los tiempos de carga, motivo por el que que diversas compañías trabajan para lograr que estos vehículos consigan recargar sus baterías tan rápido como un coche de combustión.

Entre las iniciativas que están ajustando los plazos de carga destacan las que aumentanr la potencia de carga de una batería de litio, pero esto implica complicaciones, ya que durante la carga, los iones fluyen del cátodo al ánodo, que generalmente está hecho de grafito. El ánodo es como un recipiente que recoge y almacena los iones mientras se carga la batería, y los ánodos más gruesos, pueden almacenar más energía, y de esa forma ofrecer a los coches eléctricos mayores autonomías. Pero al mismo tiempo un ánodo más grueso también hacen que la carga rápida sea más difícil, ya que los iones deben realizar un recorrido más largo hasta el ánodo.

Hace poco se ha presentado un ánodo de silicio puro que se puede combinar con celdas elaboradas con materiales ricos en níquel, como las celdas NCMA, bajas en cobalto, que además cuentan con una elevada densidad energética de 340 Wh/kg en celda, y una volumétrica de 800 Wh/L, lo que le permite mejorar los actuales 500 o 600 Wh/L.

Estas celdas compatibles con las recargas ultra rápidas permitirán a un coche medio recuperar el 75 % de carga en apenas 5 minutos sin afectar a la vida útil de la batería, que podrá superar incluso bajo estas condiciones extremas de potencia los 1.000 ciclos incluso a temperaturas bajo cero.

Este diseño de Enevate permite adaptar el ánodo a una batería de litio actual ya en producción, ya que una de las claves del sector es ofrecer soluciones que no supongan cambios importantes en las líneas de fabricación, saturadas de pedidos y cuyos propietarios son reacios a hacer cambios.

De esta maera, la compañía israelí está desarrollando una batería que esperan que se cargue en menos de 10 minutos, y ya tiene un acuerdo con Mercedes para comenzar las pruebas en sus prototipos.

Por otra parte, en el mes de febrero, un grupo de investigadores de la startup inglesa de baterías Echion afirmaba haber construido una batería de litio que puede cargarse en solo seis minutos, usando para ello un ánodo de óxido de niobio mixto que usa nanoingeniería para transportar eficientemente iones de litio. Según explicó entonces Jean de la Verpilliére, director ejecutivo y fundador de la compañía, "hemos diseñado el material para que tenga una estructura cristalina específica», al tiempo que aclaraba que «se puede considerar como estos pequeños túneles a escala molecular que permiten que los iones viajen muy rápido hacia el ánodo".

El reto de todas estas iniciativas es lograr que su tecnología pueda usarse de forma sencilla con las actuales baterías de litio, ya que las nanoestructuras del ánodo son difíciles de implementar en producción a gran escala, por lo que los equipos trabajan en procesos que permitan usar la tecnología sin cambiar la estructura química del ánodo de las celdas.

Se trata de una novedosa tecnología de recarga ultra rápida que supondrá cuando llegue definitivamente una revolución dentro del sector de la movilidad eléctrica, que afectará a entornos como el transporte personal, pero también al transporte público, que podrá reducir los tiempos de carga y facilitar la extensión de líneas de autobuses públicos, o de rutas de camiones de larga distancia.

Tecnología