infoelectrico.com - WiTricity se establece como sistema estándar de carga de coche eléctrico en China

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

WiTricity se establece como sistema estándar de carga de coche eléctrico en China

WiTricity es la base del estándar que ha adoptado el Consejo de Electricidad de China para utilizar puntos de recarga inalámbrica para coches eléctricos. Nacida en 2007 en el seno del Insituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), WiTricity se convirtió en un precursor de la transferencia inalámbrica de energía a distancia, y ahora el Consejo de Electricidad de China ha hecho público el nuevo estándar GB/T 38775, que regula el diseño de los sistemas de recarga inalámbrica para vehículos eléctricos, un estándar que sigue las líneas de WiTricity.

El estándar se compone de cuatro partes, en las que se desglosan cuáles deben ser los requisitos generales de comunicación entre equipos, los métodos que se emplean para probar los sistemas frente a las emisiones electromagnéticas, el diseño de los equipos de recarga y los sistemas de seguridad que protegen a los equipos.

Que China, el mayor mercado del automóvil del mundo, haya adoptado como estándar el sistema de Tricity es positivo no tanto por la calidad que pueda dar WiTricity, sino por la necesidad de que la recarga inalámbrica cuente con unos estándares que permita que en un futuro no muy lejano cualquier coche eléctrico pueda utilizar estos sistemas sin problema.

La gran ventaja de la recarga inalámbrica es la sencillez de utilización; y más en el caso que defiende WiTricity, que no emplea recarga por inducción sino por resonancia magnética. Con la recarga por inducción es necesario que el transmisor y el receptor estén en contacto cercano y con una alineación perfecta; en cambio, la recarga inalámbrica por resonancia magnética permite la transferencia de energía a distancia con una mayor libertad en cuanto a la colocación del vehículo, incluyendo diferentes alturas libres al suelo entre diferentes tipos de vehículo, y además permite cargar varios dispositivos simultáneamente e incluso con diferentes niveles de potencia.

De esta manera, llegar a una plaza de recarga, aparcar y que la tecnología haga su trabajo sin tener que pensar en desenrollar y conectar cables para luego guardarlos es la gran promesa que sin un estándar se puede venir abajo.

En cuanto a los inconvenientes de la recarga inalámbrica, está el coste de la infraestructura y las pérdidas de energía inherentes a la ausencia de cables. Sin embargo, WiTricity afirma que su tecnología de resonancia magnética puede dar la misma potencia, eficiencia energética y velocidad de carga que los puntos de recarga por cable.

Es pronto para ver si las palabras de WiTricity son arriesgadas, pero se puede considerar que China lleva tiempo desarrollando sistemas de recarga por cable ultrarrápidos a través del estándar GB/T (GuoBiao) que pueden dar hasta 900 kW.

En paralelo con este desarrollo en el campo de las recargas por cable, el Consejo de Electricidad de China lleva tiempo trabajando directamente con WiTricity para lograr una estandarización con las recargas inalámbricas. Junto a estos dos agentes se encuentran el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica de China y el Centro de Investigación y Tecnología del Automóvil del país asiático.

Los trabajos realizados hasta la fecha han dado ya algunos frutos, y las empresas chinas Zhejiang VIE y Anjie Wireless Technology han utilizado los diseños de WiTricity para tener una instalación de recarga e implementar su uso con un coche eléctrico Xpeng que estaciona de forma autónoma y recarga sus baterías utilizando la tecnología de resonancia desarrollada por WiTricity.

Tecnología