infoelectrico.com - Apple quiere cargar los coches eléctricos desde cualquier garaje

Suscríbete gratis a nuestro Boletín semanal y recibe las últimas noticias relacionadas con el mundo de los vehículos eléctricos.

Apple quiere cargar los coches eléctricos desde cualquier garaje

Apple se ha inmiscuido, hasta la fecha de forma fugaz, en el mundo de la movilidad elétrica, a través de un proyecto de coche eléctrico autónomo que no termina de ver la luz. Pero mientras tanto, sus responsables de innovación en este campo no han perdido el tiempo, y acaban de presentarn una nueva patente que pone de nuevo a la marca en disparadero, merced a un novedoso poste de carga para coches eléctricos.

Esta patente no significa que necesariamente se acabe aplicando en la práctica, pero sirve para mostrar que la compañía continúa trabajando en soluciones de movilidad ligadas a los coches eléctricos.

En esta ocasión, se trata de una patente aparecida en una publicación de Autoevolution, que consiste en un poste cargador para coches eléctricos que basa su funcionamiento en un mecanismo de alineación pasiva.

Apple ha presentado esta patente a partir de un documento compuesto por 18 páginas, en el que destaca que “la estación de carga para coches eléctricos incluye un mecanismo de alineación pasiva que incluye una etapa de traslación longitudinal que permite el movimiento en una dirección longitudinal, un enchufe de carga conectado al mecanismo de alineación pasiva y un conector liberable. El conector liberable resiste el movimiento de la etapa de traslación longitudinal en una posición conectada cuando la magnitud de una fuerza externa aplicada en la dirección longitudinal está por debajo de un umbral. El conector liberable se mueve desde la posición conectada a una posición liberada para permitir el movimiento de la etapa de traslación longitudinal cuando la magnitud de la fuerza externa aplicada en la dirección longitudinal está por encima del umbral".

De esta manera, básicamente, el sistema de la compañía estadounidense sería tan simple que podría parecerse a un cargador tradicional que se puede instalar en cualquier plaza de aparcamiento, pero con el atractivo añadido de que aporta mejoras avanzadas en el sistema, e incluye un cable propio que podría llegar a enchufarse por sí sólo de forma magnética al puerto de carga, sin ninguna intervención por parte del usuario, es decir, deslizando el conector sobre un raíl para adaptarse a la altura más adecuada para el vehículo.

Tecnología

//